Siete piedras de siete templos para la buena suerte, evitar las carnes rojas o bañarse en el mar el viernes santo, son algunas de las tradiciones que se mantienen en Nueva Esparta.

La directora de Cultura de la Zona Educativa de Nueva Esparta, señala

que las visitas a las iglesias para los diferentes eventos que organizan los prelados católicos, son las tradiciones principales que marcan el quehacer de los días de la Semana Santa en la isla de Margarita.

Las misas más buscadas son las de la iglesia de La Asunción para el Nazareno y para el Santo Sepulcro, además de los recorridos el Domingo de Resurrección y la visita de los siete templos el Viernes Santo. Precisamente, este día algunos acostumbran recoger siete piedras y las conservan como amuletos de buena suerte.

Describe la profesora Rojas que en algunos municipios, como Mariño, ya es tradición la Bendición del Mar. Durante el encuentro, numerosos barquitos hechos en papel o cartón, son colocados en la playa en ofrenda para recibir la indulgencia del mar hacia los pescadores.

Las Asociaciones de Palmeros mantienen viva la tradición de subir al cerro El Copey y bajar las palmas que serán bendecidas el Domingo de Ramos. Las palmas son tejidas para formar cruces que sirven como protección en las casas o como brazaletes para alejar lo malo.

La tradicional quema de Judas es otro evento celebrado en muchos pueblos; las alcaldías presentan actos culturales, danzas y cantos. Otros se dedican a disfrutar de las playas durante el día y asistir a las liturgias en las noches.

La señora Eglé Fuentes, navegada desde hace varias décadas, asegura que parte de la tradición en Semana Santa es ver cómo la Isla toma una “vida distinta”.

El ambiente se pone alegre porque vienen los turistas, asegura la señora Eglé. En el caso de la bahía de Pampatar, ella describe que todo es más familiar, especialmente durante el día cuando los visitantes visitan las playas, el castillo y buscan comidas típicas.

Tradición gastronómica
La docente experta en cultura señala que si algo cambia en los días santos son los alrededores de las iglesias. La dulcería local se resalta con la presencia de sus mejores exponentes que llenan sus mesones con pan de leche, rosquillas, coscorrones, entre otros manjares.

El Viernes Santo se preparan platos especiales a base de pescado, por la tradición de no consumir carnes rojas ese día.
Quienes pasan sus días en Margarita suelen comer en algunas de las empanaderas de la Isla. Mary Luna, “La Propia”, tiene 26 años en este oficio, siguiendo el ejemplo materno. Recientemente fue trasladada al bulevar de empanadas ubicado en la plaza Jóvito Villalba de Pampatar, a poco metros de donde estaba.

Esta margariteña recuerda que la tradicional misa del Nazareno y la del Santo Sepulcro son muy visitadas en su pueblo. Esta última ofrece un espectáculo “bonito, pero triste”, según Mary.