(0 votes, average 0 out of 5)
Amanecer y esperanza0 out of 51 based on 0 voters.


Isla de hermosos paisajes, cada rincón de esta generosa tierra nos invita a disfrutar de la inmensidad de un mar que ha proporcionado a sus habitantes el sustento diario. Conocer cada rincón de esta fascinante región dejará en nuestra memoria recuerdos inolvidables que se traducirán en  un deseo permanente por regresar .

Margarita: Sentimiento que nace desde lo más profundo del alma del visitante que se fue,  al decir su nombre se escapa un suspiro, recordando su belleza y su cálida gente. Es un eterno irse para querer regresar y un eterno llegar para no querer irse jamás. Dejar sus brazos es como morir un poco, y llegar a ella es llegar a la tierra prometida que no se encuentra cruzando el legendario Jordán. Paraíso de gentes múltiples que han venido desde lejos a dar lo mejor de sí, y otras que con los brazos abiertos las han recibido, formando un arco iris de razas y credos que la hacen exótica y única.

Margarita: Amanecer y esperanza del pescador que zarpa de noche con sus redes llenas de sueños y promesas, y de la mar vuelve crecido el día a reposar en sus bahías y puertos, llevando el fruto de su trabajo al hogar y al mercado, en donde múltiples cestas brillan de plata y de colores secretos de un mar profundo y generoso.

Conocerla es dejarse marcar de por vida, por una sensación de que el mundo empieza y termina en ella, es llevarla para siempre en un suspiro que se repite cada vez que miramos al cielo, es simplemente enamorarse de ella...

Luego mi amigo si no me crees ven a conocerla, y al marcharte verás que tan ciertas son mis palabras, y no será  mi culpa mía si a tu regreso quedas marcado para siempre por sus paisajes, sus gentes y unas ansias incontenibles de volverla a ver.....